martes, 14 de marzo de 2017

ARTE.LA TRAVIATA.VERDI Y WANG XIZHI

     LA TRAVIATA .VERDI Y WANG XIZHI.

Una magnífica tarde de Sábado me traslado por arte de magia de los nuevos medios desde una sala de los cines Yelmo de Barcelona al Metropolitan de Nueva York. Opera en directo. Por la pantalla veo el patio de butacas, el de aquí y el de allí. No sé si he llegado a mi asiento caminando por la W 65th st. o por la Avenida Icaria.

En el primer acto una exuberante Sonya Yoncheva que hace de Violetta Valery, canta al amor libertino , al exceso y a la necesidad de encontrar placer en cada circunstancia. Cuando la estaba viendo, apareció en mi mente, sin poderlo evitar, una interpretación “chinorra” y recordé el “Prólogo al Pabellón de las Orquídeas”. Siempre Oriente y Occidente en mi “cocotera”. Dejé ese pronto a un lado y continué gozando de la Ópera. Ahora en mi estudio, recuerdo lo que pensé por un segundo y con calma vuelvo sobre el asunto.

La escenografía de esta Traviata es de W. Gussmann, minimalista, rojo, blanco, negro y unas flores eso es todo. Un gran reloj da presencia al tiempo en un espacio circular. Es obvia la alegoría al eterno retorno de lo idéntico. Cada generación, una y otra vez, piensa sobre las ganas de vivir, divertirse y lo demás, tras eso la melancolía, la decepción y la muerte.

El texto del patriarca de la Caligrafía China Wang Xizhi (303–361 ) es muy poético y también va de eso. Es una explicación acertada sobre el devenir de las cosas y la esencia de la vida y no dejo de leerlo constantemente y reescribirlo cada principio de año en su caligrafía original. Como la obra de Verdi es triste y a la vez esperanzador. Habla sobre la caducidad, el paso del tiempo y la necesidad de conseguir una superación. Es la historia interminable.

Violetta es una mujer de agitada vida que canta a la libertad en el amor. Y todos cantan ”Libiamo ne ´lieti calici”. En el texto chino se dice: “Los hombres se reúnen en grupos de amigos durante lo que dura su vida…. no dudan en dar rienda suelta a sus deseos y viven alocada y salvajemente. Y aunque los temperamentos y preferencias sean tan distintos, ambos tratan de obtener placer de cada circunstancia, entregándose a ello felices, abstraídos por el momento.”

Bebamos alegremente de este vaso
resplandeciente de belleza
y que la hora efímera
se embriague de deleite.
Bebamos porque el vino avivará los besos del amor.
Alegrémonos
el amor es rápido y fugitivo.
Es una flor que nace y muere
¡Disfrutemos!. El vino y los cantos
y las risas embellecen la noche;
y que el nuevo día nos devolverá al paraíso.
La vida solo es placer.

Violetta sabe que está enferma y que la muerte se aproxima, rechaza a su enamorado Alfredo y le dice que regrese cuando la flor de la camelia se marchite. Es una manera de decirle que no y que sí pues no quiere abandonar su vida de placer por un amor absoluto.

En el Prólogo del Pabellón de las Orquídeas se dice: ….” Cuando la fiesta termina, y sin darse cuenta de cómo la vejez se aproxima surgen sus sentimientos verdaderos y quedan inmersos en una profunda melancolía. Lo que tanto placer les brindó ha desaparecido en lo que dura un suspiro, ¿cómo sus corazones no van a sentirse destrozados?

Violeta consciente de su enfermedad y de su final inevitable se da cuenta de su error quiere alejarse de fiestas mundanas y mascaradas vivir con Alfredo y disfrutar juntos de su amor verdadero en el campo lejos de la sociedad y el mundo aparente

En el Pabellón Wang Xhizi, se dice: “Más aún, la longevidad depende de la naturaleza y su constante transformación: y todo llega a un fin. Un viejo dicho asegura que : “La vida y la muerte son las únicas cuestiones importantes”. ¿No es razón suficiente como para sentirse triste?

La Traviata se estreno en 1853, han pasado 165 años y aquí estamos todos nosotros, un Sábado por la tarde conmovidos por este “Bel canto”,nada ha cambiado mucho y es que como se dice en el Pabellón de las Orquideas en el Siglo IV d.c.:

“Aunque las circunstancias cambian, y los hombres habitan en mundos diferentes, lo que mueve a la melancolía y lleva a componer poemas,es lo mismo. Quizá los lectores del futuro también se sentirán conmovidos por estos escritos.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario