miércoles, 4 de julio de 2018






                                                                    Trash
                                                      7 de julio a 8 dagost 2018

La Galería Horizon tiene el placer de presentar la exposición Trash del fotógrafo Ferran Giménez.  La muestra agrupa parte de su producción más reciente, que incluye unas doce fotos de gran formato inéditas en España.
Ferran Giménez vive y trabaja en Barcelona.

La inauguración tendrá lugar el Sábado 7 de julio a las 19:30 en la Galeria Horizon con presencia del artista.
Para más información contactar la galería: info@galeria-horizon.com o 655.659.412



La Galería Horizon presenta la primera exposición individual de Ferran Giménez en nuestro espacio. Los amigos y visitantes ya saben que en el ADN de Horizon se encuentra el derribar muros y establecer puentes.
   En esta ocasión, la obra de Ferran Giménez es perfecta para demostrar este lema tan importante para nosotros. Se ha propuesto salvar las diferencias que hay entre fotografía y pintura.  En la base de su trabajo, su primera actividad es la de pintor, pero mediante un complejo recorrido ha llegado a una fotografía que nunca deja de ser pintura.
   Desde sus primeras obras aparecen ciertos ritmos y formas geométricas de perímetros imprecisos que van ocupando su lugar, junto la incandescencia del color. Desde sus primeras obras pictóricas, todo parece aludir a la cristalización, en la que multitud de elementos dispersos pugnan por conseguir una ordenación. Así surgen formas esenciales, hace mucho tiempo, lo hacía sobre maderas encontradas en el entorno cotidiano del pintor. F.G. rastrea la realidad, y los deshechos como un cazador de materiales y formas.

   La pintura parece rivalizar con la fotografía, pero él, ha demostrado que quien posee el don y un estilo, puede hacer cualquier cosa porque el trasfondo de su trabajo continúa siendo el mismo. Con la cámara o con los pinceles, su preocupación es la misma: espacios estructurales de la superficie, colores extraordinariamente escogidos de gamas austeras, relevancia de los detalles, líneas perpendiculares, redes y mallas. Esta circunstancia permite apreciar sus superficies lisas como si tuvieran la tactibilidad de las texturas, de las veladuras o los colores propios del óleo. La mirada de Ferran Giménez es puramente pictórica, aunque se exprese ahora mediante la fotografía que imprime digitalmente y la enmarca sobre bastidores gruesos, unas impresiones de gran detalle ante las que el espectador duda si, se encuentra ante una fotografía o no.

  Como un reportero bélico, este artista busca, entra, a veces con peligro de su integridad física en arquitecturas derruidas, edificios, solares próximos a su estudio en Sants, y en cualquier otro lugar. Busca entre los desechos, lo que ya no sirve, la basura.  Igual que un alquimista convierte el desperdicio en oro.
  La obra confirma que Ferrán Gimenez ha devuelto el aura a la fotografía en la era de la obra reproducible, rompiendo la diferencia entre fotografía y pintura.








No hay comentarios:

Publicar un comentario